Qué comen las medusas

A continuación, vamos a hablar de un organismo animal marino, invertebrado y que tiene muy poca movilidad, y qué es muy primitivo, debido a que prácticamente no ha cambiado ni evolucionado, desde su creación y desde sus orígenes hace millones de años, incluso antes de los propios dinosaurios; vamos a hablar de las medusas.

Te aconsejo que compres cualquier producto para mascota, incluso productos de alimentación para ella en Amazon, Aquí puedes entrar en la sección de mascotas, es todo más barato que en cualquier otro sitio y con la garantía de devolución de Amazon.

¿Qué sabemos de la medusas?

Las medusas son animales muy especiales, se dice de ellas que son animales sin cabeza porque no tienen cerebro, no tienen corazón, no tienen sangre, no tienen ojos (sino que en su lugar tienen unas células pequeñas que captan la luz) , y su boca hace las funciones también de ano, es decir por la boca comen y por la boca expulsan los desechos, así que se puede decir que no tienen un buen sabor de boca. Qué comen las medusas
Las medusas son especies marinas, de las que existiendo desde hace muchos años, aún desconocemos varios aspectos de su vida y evolución.
De lo que no cabe duda es que estos animales son preciosos y tienen una belleza excepcional, con un cuerpo prácticamente transparente que adquiere tonalidades rosas, violetas o azules, y que está dotado de varios tentáculos incorporados de células venenosas, que mediante el roce (no mordiendo como mucha gente cree), inoculan la toxina provocando la irritación en el contrario.
La mayoría de las especies de medusas no puede nadar, solo flotan y se desplazan dejándose llevar por las corrientes marinas y el viento. Aquellas medusas que nadan, lo hacen gracias a una especie de mecanismo de propulsión, se mueven tensando su cuerpo y expulsando un chorro de agua del final de sus cuerpos con gran fuerza, lo que hace que sean impulsadas hacia delante.

¿Qué comen las medusas?

Las medusas, son viajantes, van de un sitio para otro y no tienen un hábitat propio como tal, sino que son especies claramente invasivas, que vienen de manera temporal de otros hábitats,  como puede ser zonas centrales y orientales del Mediterráneo al Mar Caspio, del Mar Negro a las zonas tropicales y subtropicales del Atlántico, Caribe, Brasil… aparecen sobre todo en zonas y épocas del año de luz y calor. Qué comen las medusas
Por lo tanto al encontrarse siempre en zonas de las cuales no son autóctonas, no se enfrentan con los depredadores.
Se alimentan principalmente de plantón, crustáceos, huevos de peces, otras medusas, pequeños peces… por lo que son considerados animales carnívoros.

Tener medusas en casa, en cautividad y en acuarios es muy complicado y no es apto para todos porque hay que ser muy cuidadosos. Para ello hay que tener en cuenta varios aspectos como por ejemplo  asegurarse que el sistema de filtración no succiona la medusa, no tenerlas en un acuario con corriente fuerte de agua, y saber que la medusa necesita suplemento constante de alimento, que son pequeños microorganismos que le podamos proporcionar de manera natural si los pescamos nosotros, o bien en tiendas especializadas que venden complementos alimenticios para las medusas o acuarios especiales.

 

¿Son realmente las medusas una amenaza en la playa?

Todos nos hacemos la misma pregunta cuando nos encontramos  en la playa ¿hay que temer a las medusas? La respuesta es no, pero sí que hay que ser precavido y hacer caso a los guardacostas.

Las medusas son animales marinos, qué enamoran a algunos y asustan a otros y ello es debido, a que cuando aparecen en las playas suelen estremecer a los bañistas cada verano, y aunque existen cientos de tipos de medusas, normalmente su picadura no es mortal en ningún caso.  La tóxina de sus tentáculos puede provocar ardor, quemazón y cosquilleo.

Una de las medusas más peligrosas es la carabela portuguesa, que sí es una especie realmente venenosa que se encuentra en aguas del Atlántico.  El origen de que aparezcan medusas, es la diferencia de temperatura entre el mar abierto y el de la costa, las brisas, la forma de la costa y las corrientes, lo cuál aumentan su llegada a la playa.
La buena noticia es que los expertos indican que su presencia en la costa no suele ser en ningún caso para más de dos o tres días seguidos, y en caso de picadura lo mejor es aplicar hielo en la zona afectada y alguna pomada.

 

 

 

Leave a Reply